Corazón marchito

“El reloj pasa y los amigos se pierden

el susurro del tiempo es un mal enemigo

que canta las viejas heridas de un corazón marchito

y los viejos amigos vuelven si no los quieres olvidar.”

Lobo Sarnoso

Corazón marchito

 

Con dos copas de más aprendimos a volar

con dos copas de más aprendimos a soñar

con dos copas de más aprendimos a llorar

con dos copas de más aprendimos a olvidar

Se perdieron los viejos recuerdos

olvidamos las idas y venidas del Madrid añejo

de calles oscuras e historias de viejos bandoleros.

Las noches se fundieron en mil elementos

las estrellas fueron nuestras luces de contrabando

y cada luna llena fue un chivato en nuestras manos.

Llovía en nuestros zapatos y palabras vacías en nuestros labios

nuestras viejas batallas nunca fueron batallas

y de nuestros ojos vidriosos sólo brotaban lágrimas de cocodrilo.

Esas lágrimas eran saciadas

con el neón de un pelotazo de alcohol podrido

y no había mirada que nos alegrara

ni rubia que nos saciara

ni papel que nos librara de aquella vieja batalla

que perdimos cada noche que salimos sin vivir.

Nos perdimos en la noche en un Madrid podrido

jugamos al juego de los perdedores

y perdimos la vida por aparentar existir.

¡A pesar de todo mereció la pena! 

 

22 de agosto de 2017

Luis de Laos

 

 

Los manteros huyen del madero

Los manteros huyen del madero

Paseo por la Gran Vía de Madrid

y mil idiomas turistean por aquí.

No se oye ni una palabra de esperanto,

ni si quiera lo hablo yo conmigo mismo

y ya se me ha olvidado.

Los manteros huyen del madero.

Los vagabundos sentados al sol

esperan a que algún ingenuo turista los dé una moneda

mientras acarician al perro que los acompaña.

En Montera unos policías rodean a uno mientras una joven conversa con él

y observa al perro que hay a su lado.

Parece que el cachorro está drogado.

Unas chonis palmean en la estación de tren al ritmo de trap.

Se colocan el pelo mientras cantan y palmean, llaman la atención.

Dos chicas se acarician con la dulzura del amor, se besan.

La Gran Vía está tan abarrotada de personas que apenas se distinguen las tiendas.

Si aquel reyezuelo que ordenó construirla viese como de transformada está,

obligaría a sus parientes a abdicar e instauraría la república.

Pero nada cambiaría con una república y con la continuidad del Estado.

Los manteros huyen del madero.

Pelos multicolores esperan al tren, el rosa es el predominante.

Hay uno verde, pero es un viejo que no le quita ojo a una joven.

Esperan la llegada del tren, se hace larga

y los ojos se funden con las pantallas del teléfono.

El cerebro hace tiempo se fundió.

Una mujer trans se acicala el pelo,

un borracho duerme la mona.

Un joven no le quita ojo a la mujer

y yo vuelvo a mi casa.

Los manteros huyen del madero.

05 de Agosto de 2017.

Luis de Laos.

 

El gato y las fronteras

Miró hacia el interior de la nave en llamas,
era un gato que viajaba
con la única maleta de su solitaria mirada.
Giró la llave del bombín incendiado
y no quiso saber más de esa frontera quebrada.
Buscó incansable dentro de un minuto agotado
y esperó que salieran del árbol fuertes ramas
¡Esa es la única frontera que reconozco!¡La que limita mis pasos y mi calma!
La belleza del tiempo es un cuento de hadas
los bosques restringen mi suave mirada.
No tengo papeles, hechos de raíces cortadas.
La ciudad es un páramo de vida en las plazas
y suele doler el putrefacto olor de una nueva frontera levantada.
¡Quién no pueda pagar para comer, comerá sobras o nada!
El libro nunca ofrece una nueva batalla,
solo un viaje imaginado,
un pasaporte a la luna,
un reino en la nada.
Sólo el gato tiene una potente enemiga en la mirada,
es el resplandor de su muerte anunciada.
Ríe la ciudad cualquier noche de verano,
ríe porque es una línea vigilada.
Ríen y ríen las ciudades avejentadas
Ríen y mueren encadenadas.
Y no cantas gato solitario
y no cantas en la madrugada.
¡No, no canto! ¡Ni al sol, ni a nada!
¡Hasta que no mueran las fronteras
y no se desmonten las verjas y las alambradas!

02 de Agosto de 2017

Luis de Laos

Soñé contigo

Poema inspirado en la novela lo Inolvidable de José Vicente Ruiz Paños ” Tente”, aún sin editar, y que estoy preparando el prólogo.

Soñé contigo o sólo fue mi mente que se pierde

volé junto a ti en mi cielo perturbado

y nos fuimos al Alba.

Como “Aquellas águilas enamoradas que volaban”

al lugar donde se pierde el viento.

Soñé contigo y me dejé llevar por ti

allá donde la luna descansa,

sobre el monte nevado de tu mirada

en el amanecer de tus labios pintados

donde la lluvia moja los labios del tiempo.

Soñé contigo y no lo pude vivir,

por el maldito tormento de mi triste sentir.

Soñé un momento y volé

como las lágrimas de San Lorenzo en este mundo pueril.

Soñé contigo en un mundo servil

y no recuerdo tus besos eléctricos

en ese viejo Madrid.

¿Soñé contigo?

¡Quizás no lo viví!

Cuando lean esto sobre mi

unos ojos extraños y llenos de lágrimas

quizás ya habré muerto

quizás ya no esté aquí

quizás sea leve recuerdo en un valle de ánimas

o quizás me habrá vencido éste tormento

de no recordar quien fui.

“Aquellas águilas enamoradas que volaban”

como dos lágrimas huyendo en la noche

como dos gotas de lluvia en un cielo de balas

fueron dos vidas manchadas de sangre.

Aquellas águilas enamoradas

bajo el hechizo de un largo del concierto para dos violines

amaron y soñaron con la fuerza que da la valentía

que da el amor prohibido.

Los recuerdos se escapan

como el aire acariciando mi cara

voy tras ellos con un lápiz sin punta

como la pasión de tus manos rozando mi alma.

Y ésta libreta que se acaba

donde escribo mis recuerdos

antes que “La goma que todo lo borra”

haga de mi un vacío pensamiento.

Soñé con tus labios de papel

y con largos paseos en Madrid

o sólo lo imaginé.

Sólo contigo soñé

Sólo contigo quise vivir.

20 de Julio de 2017

Luis de Laos.

Si yo fuera yo

Si yo fuera yo

A Tony y Pedro

Si yo fuera yo sería tierra mojada en un desierto quemado.

Si yo fuera yo sería el ave que vuela furtiva sobre la tierra mojada

Si yo fuera yo sería una semilla que emerge sobre la tierra mojada

Si yo fuera yo sería perfume en la nada

Si yo fuera yo sería vino y alegría en la fiesta final

Si yo fuera yo seria vida y muerte

Si yo fuera yo seria un piloto de una nave espacial

que se alejara de la tierra mojada

Si yo fuera yo sería un asteroide en la noche nublada

buscando su trocito de tierra mojada

Si yo fuera yo sería cielo, sería tierra

sería mar y sería aire

Si yo fuera yo sería el suspiro de una gacela saltando en esa tierra mojada

Si yo fuera yo sería una lágrima caída en la tierra

y la mojaría para poder ser yo.

Si yo fuera yo

pero no soy

Soy un ave que vuela

Soy la tierra mojada

Soy semilla en la tierra

Soy asteroide en la noche

Soy un niño que llora.

Si yo fuera yo no sería nada

Pero soy vida que viaja entre las estrellas

en su misión más peligrosa

una misión de vida y aventuras

¡Que misión más furtiva y hermosa!

Y yo soy yo.

14 de Julio de 2017

Luis de Laos

Cansancio

Cansancio

A veces voy a decir cualquier cosa

y se me olvidan las palabras que quiero pronunciar

A veces quiero sostener tus manos

e imagino como puedo volar sin alas

A veces quiero hacer un montón de cosas

y el cansancio es más fuerte que las ganas de trabajar

Me distraigo

y olvido lo qué debo ataviar

me distraigo

y dejo que me lleve la desidia

me cabreo y no hago ná,

no consigo avanzar.

Camino por encima de las nubes

soy un pájaro sin alas

vuelo alto, como las águilas

y no bajo a mi balcón

ni para descansar.

Pero desde las nubes vi

que mis plantas me piden desde abajo

un poco de compasión

que no pueden aguantar más.

Algunas se han marchitado

otras a punto están

y las regué y no las conseguí saciar.

Llevaba un tiempo sin mimarlas

un pequeño arbusto se murió

pero estoy de nuevo en el suelo

y las pienso cuidar.

A veces me distraigo con el sonido de un pájaro

o con una simple canción

o navegando por Internet

no estoy en este mundo

y no estoy donde debo estar.

No lo siento,

no me cabrea

estar ausente en este viento

si consigo mover tu aliento

y hago que brille de nuevo el sol.

El viento me libera

el sol me alimenta

y tu me das calor.

Aunque sigo distraído

y bailo como un pato cojo

celebro cada nuevo día

y brindo que siga brillando el amor.

Cambié las bombillas fundidas

gracias a este pequeño poema

regué las plantas

pero no fregué los cacharros

luego haré la cena y la comida de mañana

ya puedo volver al tedio.

21 de Junio de 2017, Luis de Laos

82

82

Hay señoras que abarcan varios puestos del mercado,
el tiempo les come la vida.
El pollero que se deja llevar por el estrés
las atiende rápidamente 
jugándose los dedos.
Mientras trocea el pollo,
las piropea sin tener gracia.
Los obreros en un tejado trabajan sin arnés
No paran de respirar
acaparando hasta la última gota de mar
beben cerveza como si les fuera la vida en ello
y se les va,
lo que dura un cigarro un día de viento.
La Marea no se deja llevar por el aire
pero empuja hacia el vacío estelar
El pollero me pegó el estrés
y me corté los dedos con tu mirada
cuando me dejaste en el portal.
Es peligrosa la poesía
cuando los nervios están a flor de piel.
No vuelvo a escribir sin tiempo
No vuelvo a besarte sin ganas
No vuelvo a comprar en hora punta
sólo robaré vuestras caricias.
El pollero se volvió vegano
y se cortó las venas
cuando no encontró la felicidad.

07 de Junio de 2017

Luis de Laos