Escribo

Escribo

Escribí para desahogarme,

para borrar las penas.

Escribí para salir del fondo del lago,

la oscuridad me arrastraba.

Era como si tuviera un ancla en el alma.

No encontraba el modo de saltar el muro

de cortar las cadenas

y de romper el cristal de la tibieza.

Escribí para escapar de la tristeza

y la pena me ahogaba.

Pasé noches agarrado a una botella

y no enganchado a una sonrisa.

Escribí y lloré por dentro,

lloré como un niño perdido

en el bosque de la inocencia.

Pero salté el muro y el lago ya no era tan profundo,

nadé hacia la orilla y comencé a andar.

Ese hombre va caminando,

comenzaba a vivir la vida.

Habla, comparte sonrisas

comparte experiencias

comparte su vida

comparte la aventura de volver a caminar.

Expectante espera que vuelvas a sonreír

y que no te ahogue la nostalgia.

Ese hombre que no pierde la sonrisa

va caminando cada momento

y ofrece su alegría a quien le quiera abrazar.

Ese hombre con unos kilos de más

va caminando por la vida

ofrece un poema por cada momento perdido

por cada noche de insomnio

por cada mirada agrietada por la infelicidad.

Ese hombre soy yo.

Escribo por que tengo ganas de seguir avanzando

mirando atrás, reflexionando

y abriendo mi camino,

sin borrar las huellas que me trajeron aquí.

Escribo para sacarle jugo a la vida,

la muerte no es un cuento

y el final un nuevo camino.

Escribo por la rabia que siento.

Escribo, escribo y escribo.

Siento, vivo, molesto.

Escribo para que no exista final

para que la lluvia sea de pétalos vivos de esperanza

y crezca en cada casa un hermoso jardín.

Escribo en cada tejado

con el reflejo de la Luna iluminándome

y con los gatos mirando el vacío.

Escribo un renglón de vida plena,

una flor de rabia liberada

una sonrisa que no quiere huir.

Escribo para ti

para que puedas volar con las palabras

en un mar de sentimientos encontrados

y embarques en un barco que no tiene ancla

y que no busca un puerto donde huir.

Escribo para que mi imaginación te haga vivir.

Escribo, escribo y escribo

y no pienso parar.

Aunque mis palabras no signifiquen nada

aunque mis palabras no te hagan sentir.

Escribo y no pienso parar

escribo y no pienso morir

escribo y no pienso dejar de bailar,

escribí para volver a sonreír.

23 de Junio de 2017, Luis de Laos.

Rosa del tiempo

Rosa del tiempo

“Los poetas somos camellos
que vendemos droga
que no da la felicidad”

Lobo Sarnoso

Rosa del tiempo

reflejo frente al estanque

no hay luz en ese viejo semblante

Rosa marchita y hermosa

marchita rosa que no envejece

sangra la herida que crece

Tus espinas se clavaron en la raíz

cicatrices sin cerrar

heridas perdidas entre los recuerdos

el jardín arde,

tu fin está por ver.

Rosa vieja rompedora de corazones

el alquitrán no frena

el ansia por crecer.

Rosa en flor

vieja idea de belleza

viejo puerto de mar marchito

por el tiempo redentor, renovado.

No hay viento que agite la luna

no hay lluvia liberadora del sol

Y el jardín arde

se quema la vida

se quema tu historia

Renace

semblante

pureza

frescura

Jóvenes en el interior

pétalos imperfectos

bailando al son

en un jardín sin flor

Principio y final

una nueva estrella en el horizonte

Extraña noche la de los amantes

donde el amor ocupa el firmamento

y rompe el cielo a llover

Tormenta sin lluvia

y calma de relámpagos

odio y desamor

furia y pasión

Una rosa que renace cada amanecer

quiere un jardín donde poder mostrar

su bella y marchita figura

no hay jardinero que pueda doblegar

su figura de rosa vieja del tiempo.

¡La vida!

12 de Junio de 2017

Luis de Laos