Cansancio

Cansancio

A veces voy a decir cualquier cosa

y se me olvidan las palabras que quiero pronunciar

A veces quiero sostener tus manos

e imagino como puedo volar sin alas

A veces quiero hacer un montón de cosas

y el cansancio es más fuerte que las ganas de trabajar

Me distraigo

y olvido lo qué debo ataviar

me distraigo

y dejo que me lleve la desidia

me cabreo y no hago ná,

no consigo avanzar.

Camino por encima de las nubes

soy un pájaro sin alas

vuelo alto, como las águilas

y no bajo a mi balcón

ni para descansar.

Pero desde las nubes vi

que mis plantas me piden desde abajo

un poco de compasión

que no pueden aguantar más.

Algunas se han marchitado

otras a punto están

y las regué y no las conseguí saciar.

Llevaba un tiempo sin mimarlas

un pequeño arbusto se murió

pero estoy de nuevo en el suelo

y las pienso cuidar.

A veces me distraigo con el sonido de un pájaro

o con una simple canción

o navegando por Internet

no estoy en este mundo

y no estoy donde debo estar.

No lo siento,

no me cabrea

estar ausente en este viento

si consigo mover tu aliento

y hago que brille de nuevo el sol.

El viento me libera

el sol me alimenta

y tu me das calor.

Aunque sigo distraído

y bailo como un pato cojo

celebro cada nuevo día

y brindo que siga brillando el amor.

Cambié las bombillas fundidas

gracias a este pequeño poema

regué las plantas

pero no fregué los cacharros

luego haré la cena y la comida de mañana

ya puedo volver al tedio.

21 de Junio de 2017, Luis de Laos

El conejo. Relato de humor corto

El conejo

En el sitio donde trabajo hay un par de parras detrás de unos cuartos eléctricos que cubren todo y hacen un techado natural y dan una hermosa sombra que protege de esta primavera de infierno.

En este jardín hay unas antiguas casetas para perros que ya no están en este lugar.

Al ser un techado natural y ya no estar los perros, los conejos han aprovechado la protección que les ofrece contra las rapaces y han construido una madriguera.

Un día que estaba un poco estresado, me meaba y tras ver que no llegaba al baño me fui directamente a esta zona y empecé a mear al lado, donde hay unas enredaderas.

Noté, mientras soltaba el chorro, una pequeña presencia que me miraba fijamente. Era una figura con orejas grandes que con mirada de cabreo me dijo:

  • ¡Oiga jovencito! ¿Acaso no hay baños en su madriguera que tiene que mear en mi parcela?

    Por cierto ¡Pedazo madriguera!¿Tiene plaza de garaje? ¡Guarro!¡Asqueroso!

  • Yo, mire, no es mi madriguera. Es el centro de trabajo donde me gano el pan y lo siento si he meado aquí. No llegaba al baño

  • ¡A mi no me replique oiga! ¿En que clase de sitio trabaja usté?

  • ¡Yo, pero si yo!¡Es que yo!

  • ¡Que no me replique y cíñase a la pregunta!

  • ¡Yo, es que yo!¡Si ya le he dichochochocho! Tartamudeé por el asombro de la bronca.

  • ¡Yo!¡Yo!¡Yo! ¿No sabe decir otra cosa? ¡Organización! ¡Ustedes necesitan una acción anarcosindical! ¡Organícense, organícense! Organícense en una sección sindical y reclamen un servicio cerca de su puesto de trabajo.

  • ¡Pero si lo hay!¡Que yo…!

  • ¡Y dale! ¡Que no me replique usté! Hagan una lista de reclamaciones y preséntela a sus jefes y si no ¡A LA HUELGA! ¡BOIKOT!¡ACCIÓN DIRECTA!

    Que se empieza por ahí, no dejando ir al baño, y luego le hacen una reforma laboral

    quitándole a todos sus derechos. ¡Organícense!

    O lo que es peor les terminarán poniendo grilletes en las piernas y serán esclavizados

    ¡Organícense oiga! ¡Y no vuelva por aquí!

    ¡Madre mía! ¡Tantos años de evolución para acabar con la cabeza hueca!

    ¡Es que están abducidos!¡Tanta tecnología!¡Tanta información!¡Y cada vez están más idiotizados!

    ¡Y que guarro el tipo!¡Si el gorrino Juan es más limpio!

    ¡Ya verás!Estas visitas inoportunas atraerán a algún halcón o águila conejera.

    Espero que no aparezca la serpiente por su culpa por que se entera ¡SE ENTERA!

    Y se marchó farfullando.

    Y volví a mi puesto de trabajo rascándome la cabeza, ante la incredulidad de la situación.

    ¿Estuve hablando con un conejo?¡Tengo problemas con los animales del trabajo!¡Necesito ayuda!

    15 de Junio de 2017

Luis de Laos

Rosa del tiempo

Rosa del tiempo

“Los poetas somos camellos
que vendemos droga
que no da la felicidad”

Lobo Sarnoso

Rosa del tiempo

reflejo frente al estanque

no hay luz en ese viejo semblante

Rosa marchita y hermosa

marchita rosa que no envejece

sangra la herida que crece

Tus espinas se clavaron en la raíz

cicatrices sin cerrar

heridas perdidas entre los recuerdos

el jardín arde,

tu fin está por ver.

Rosa vieja rompedora de corazones

el alquitrán no frena

el ansia por crecer.

Rosa en flor

vieja idea de belleza

viejo puerto de mar marchito

por el tiempo redentor, renovado.

No hay viento que agite la luna

no hay lluvia liberadora del sol

Y el jardín arde

se quema la vida

se quema tu historia

Renace

semblante

pureza

frescura

Jóvenes en el interior

pétalos imperfectos

bailando al son

en un jardín sin flor

Principio y final

una nueva estrella en el horizonte

Extraña noche la de los amantes

donde el amor ocupa el firmamento

y rompe el cielo a llover

Tormenta sin lluvia

y calma de relámpagos

odio y desamor

furia y pasión

Una rosa que renace cada amanecer

quiere un jardín donde poder mostrar

su bella y marchita figura

no hay jardinero que pueda doblegar

su figura de rosa vieja del tiempo.

¡La vida!

12 de Junio de 2017

Luis de Laos

No puedo vivir sin soñar

No puedo dormir pero si soñar
pero puedo soñar aunque me cueste la vida
y vida me sobra si el sueño merece la pena
Me dejo llevar por un sueño de libertad
me dejo vivir si puedo volar
no quiero bailar si no puedo soñar.
Sueño, sueño y no puedo vivir
Sueño, sueño y no puedo volar
Sueño, sueño y no puedo bailar
Sueño, sueño y empiezo a escribir.
¡No puedo vivir sin soñar!
06 de Junio de 2017

Luis de Laos

Lluvia

Cada gota de lluvia que no cae

es una sonrisa perdida

Cada gota de lluvia que se pierde

es una caricia dolida

Cada gota de lluvia que cayó

es un revuelo de besos

Cada amanecer, cada atardecer, cada anochecer sin lluvia en tus labios

es la pérdida constante de los versos

Cada vez que no llueve 

será la pérdida de vida

¡Que llueva, que ría la vida!

¡Que nazcan flores en el campo!

¡Que crezca la luz en tu sonrisa!

¡Que llueva libertad en nuestros corazones!

01 de Junio de 2017

Luis de Laos

El beso que me das

74

El beso que me das

El beso que más arde

es el que jamás se da,

ni se recibe”

Lobo Sarnoso

El beso que me das arde

arde mi corazón y muero

muero por morder de nuevo tu boca

muero por besarte todas las tardes

muero por dejar que la noche pase

abrazado a ti y sin parar de besarte.

El beso que me das arde

mi sangre hierve

mi corazón late.

No te marches sin besarme

no dejes de abrazarme

no dudes de volver a mi lado

cuando la noche sea eterna

cuando mi cielo sea tu mirada

cuando la tierra arda.

O por tus besos de fuego

o por tus ojos rabiosos,

por mis letras de sangre.

La vida es como la tierra húmeda

cuando la coges con las manos se pega a ellas

pero cuando se seca vuelve allí a donde pertence

y no deja rastro de su particularidad

se funde con el resto de tierra.

Y desaparece con la misma melancolía

con la que se marchita un clavel en tus manos

y no puedes revivir con un mar de lágrimas.

Por eso bésame y abrázame hasta que arda

y desparezca de la tierra

y me convierta en polvo en el polvo

y agua en la tormenta

y mar en el mar

y océano en tu cama

y fuego en tus labios.

El beso que me diste ardió.

24 de Mayo de 2017

Luis de Laos

Más de cuarenta inviernos

73

Más de cuarenta inviernos

Más de cuarenta inviernos escondidos en el pecho

más de cuarenta arrugas tras pasar el tiempo

el corazón hecho jirones.

Penas que pesan más que la carne

la espalda cargada como una mula,

más de cuarenta inviernos de úlceras y ardores.

Cada día un duro paso más

cada noche un trago más que no sacia

y cada madrugada un duro camino sin descanso.

Arrugas que ganan a los sueños

penas que aguantan en el camino

un nuevo trago y no ahogo los inviernos.

Más de cuarenta inviernos perdidos en tu juego

monedas perdidas lanzadas en el absurdo azar.

Más de cuarenta inviernos perdidos en mis manos

el paso del tiempo deja huella

huella que no lleva a ningún lugar.

Más de cuarenta inviernos sin verano

más de cuarenta años sin flores en primavera

más de cuarenta inviernos, noches de duro averno.

No hace falta un celda para estar encerrado

no hace falta unos barrotes para no ser libre

sólo hace falta la soledad

y perderse por este laberinto y el barro.

Más de cuarenta inviernos escondidos en mi pecho

son cuarenta y tres primaveras sin mañanas

son más de cuarenta y tres arrugas de carga en mi espalda.

¿Que pasará si me abrigo y me paro?

¿Que será de mi soledad?

¿Que será si olvido mis inviernos?

¿Que será de mi carcelero?

De el, la muerte espero.

24 de Mayo de 2017

Luis de Laos.