Escribo

Escribo

Escribí para desahogarme,

para borrar las penas.

Escribí para salir del fondo del lago,

la oscuridad me arrastraba.

Era como si tuviera un ancla en el alma.

No encontraba el modo de saltar el muro

de cortar las cadenas

y de romper el cristal de la tibieza.

Escribí para escapar de la tristeza

y la pena me ahogaba.

Pasé noches agarrado a una botella

y no enganchado a una sonrisa.

Escribí y lloré por dentro,

lloré como un niño perdido

en el bosque de la inocencia.

Pero salté el muro y el lago ya no era tan profundo,

nadé hacia la orilla y comencé a andar.

Ese hombre va caminando,

comenzaba a vivir la vida.

Habla, comparte sonrisas

comparte experiencias

comparte su vida

comparte la aventura de volver a caminar.

Expectante espera que vuelvas a sonreír

y que no te ahogue la nostalgia.

Ese hombre que no pierde la sonrisa

va caminando cada momento

y ofrece su alegría a quien le quiera abrazar.

Ese hombre con unos kilos de más

va caminando por la vida

ofrece un poema por cada momento perdido

por cada noche de insomnio

por cada mirada agrietada por la infelicidad.

Ese hombre soy yo.

Escribo por que tengo ganas de seguir avanzando

mirando atrás, reflexionando

y abriendo mi camino,

sin borrar las huellas que me trajeron aquí.

Escribo para sacarle jugo a la vida,

la muerte no es un cuento

y el final un nuevo camino.

Escribo por la rabia que siento.

Escribo, escribo y escribo.

Siento, vivo, molesto.

Escribo para que no exista final

para que la lluvia sea de pétalos vivos de esperanza

y crezca en cada casa un hermoso jardín.

Escribo en cada tejado

con el reflejo de la Luna iluminándome

y con los gatos mirando el vacío.

Escribo un renglón de vida plena,

una flor de rabia liberada

una sonrisa que no quiere huir.

Escribo para ti

para que puedas volar con las palabras

en un mar de sentimientos encontrados

y embarques en un barco que no tiene ancla

y que no busca un puerto donde huir.

Escribo para que mi imaginación te haga vivir.

Escribo, escribo y escribo

y no pienso parar.

Aunque mis palabras no signifiquen nada

aunque mis palabras no te hagan sentir.

Escribo y no pienso parar

escribo y no pienso morir

escribo y no pienso dejar de bailar,

escribí para volver a sonreír.

23 de Junio de 2017, Luis de Laos.

Cansancio

Cansancio

A veces voy a decir cualquier cosa

y se me olvidan las palabras que quiero pronunciar

A veces quiero sostener tus manos

e imagino como puedo volar sin alas

A veces quiero hacer un montón de cosas

y el cansancio es más fuerte que las ganas de trabajar

Me distraigo

y olvido lo qué debo ataviar

me distraigo

y dejo que me lleve la desidia

me cabreo y no hago ná,

no consigo avanzar.

Camino por encima de las nubes

soy un pájaro sin alas

vuelo alto, como las águilas

y no bajo a mi balcón

ni para descansar.

Pero desde las nubes vi

que mis plantas me piden desde abajo

un poco de compasión

que no pueden aguantar más.

Algunas se han marchitado

otras a punto están

y las regué y no las conseguí saciar.

Llevaba un tiempo sin mimarlas

un pequeño arbusto se murió

pero estoy de nuevo en el suelo

y las pienso cuidar.

A veces me distraigo con el sonido de un pájaro

o con una simple canción

o navegando por Internet

no estoy en este mundo

y no estoy donde debo estar.

No lo siento,

no me cabrea

estar ausente en este viento

si consigo mover tu aliento

y hago que brille de nuevo el sol.

El viento me libera

el sol me alimenta

y tu me das calor.

Aunque sigo distraído

y bailo como un pato cojo

celebro cada nuevo día

y brindo que siga brillando el amor.

Cambié las bombillas fundidas

gracias a este pequeño poema

regué las plantas

pero no fregué los cacharros

luego haré la cena y la comida de mañana

ya puedo volver al tedio.

21 de Junio de 2017, Luis de Laos

Pesadilla

Poema escrito la noche pasada mientras me podía el sueño y comenzaba la pesadilla no saber si volveré a ver el amanecer.

Luis de Laos

Los ojos ensangrentados de rabia
la cabeza ebria de ira
los nervios a flor de piel
Caricias que se enfrentan a la mentira
no busques la esclusa que te lleve a la salida
jamás destruirás ese sabor a hiel
Los ojos en las manos
mirando el vacío
los dientes destruyendo los prados
y masticas con ansia cada amanecer el rocío
Otra noche de sudorosa pesadilla
volveré a morir junto a los campos
volveré a ver lo que no quería
y vomitaré el sabor a miel
Amargo sabor en mi garganta
dulce y ebrio frenesí
nieve negra en la cama
otra noche sin dormir
No dejaré atrás estos verdes campos
que tengo frente al jardín de mi sueño
Volaré y dejaré atrás este amargo prado
y seré de mi despertar mi dueño

14 de Junio de 2017

Luis de Laos

Ver la entrada original

Pesadilla

Los ojos ensangrentados de rabia
la cabeza ebria de ira
los nervios a flor de piel
Caricias que se enfrentan a la mentira
no busques la esclusa que te lleve a la salida
jamás destruirás ese sabor a hiel
Los ojos en las manos
mirando el vacío
los dientes destruyendo los prados
y masticas con ansia cada amanecer el rocío
Otra noche de sudorosa pesadilla
volveré a morir junto a los campos
volveré a ver lo que no quería
y vomitaré el sabor a miel
Amargo sabor en mi garganta
dulce y ebrio frenesí
nieve negra en la cama
otra noche sin dormir
No dejaré atrás estos verdes campos
que tengo frente al jardín de mi sueño
Volaré y dejaré atrás este amargo prado
y seré de mi despertar mi dueño

14 de Junio de 2017

Luis de Laos

82

Hay señoras que abarcan varios puestos del mercado,
el tiempo les come la vida.
El pollero que se deja llevar por el estrés
las atiende rápidamente
jugándose los dedos.
Mientras trocea el pollo,
las piropea sin tener gracia.

Luis de Laos

82

Hay señoras que abarcan varios puestos del mercado,
el tiempo les come la vida.
El pollero que se deja llevar por el estrés
las atiende rápidamente 
jugándose los dedos.
Mientras trocea el pollo,
las piropea sin tener gracia.
Los obreros en un tejado trabajan sin arnés
No paran de respirar
acaparando hasta la última gota de mar
beben cerveza como si les fuera la vida en ello
y se les va,
lo que dura un cigarro un día de viento.
La Marea no se deja llevar por el aire
pero empuja hacia el vacío estelar
El pollero me pegó el estrés
y me corté los dedos con tu mirada
cuando me dejaste en el portal.
Es peligrosa la poesía
cuando los nervios están a flor de piel.
No vuelvo a escribir sin tiempo
No vuelvo a besarte sin ganas
No vuelvo a comprar en hora punta
sólo robaré vuestras…

Ver la entrada original 24 palabras más

82

82

Hay señoras que abarcan varios puestos del mercado,
el tiempo les come la vida.
El pollero que se deja llevar por el estrés
las atiende rápidamente 
jugándose los dedos.
Mientras trocea el pollo,
las piropea sin tener gracia.
Los obreros en un tejado trabajan sin arnés
No paran de respirar
acaparando hasta la última gota de mar
beben cerveza como si les fuera la vida en ello
y se les va,
lo que dura un cigarro un día de viento.
La Marea no se deja llevar por el aire
pero empuja hacia el vacío estelar
El pollero me pegó el estrés
y me corté los dedos con tu mirada
cuando me dejaste en el portal.
Es peligrosa la poesía
cuando los nervios están a flor de piel.
No vuelvo a escribir sin tiempo
No vuelvo a besarte sin ganas
No vuelvo a comprar en hora punta
sólo robaré vuestras caricias.
El pollero se volvió vegano
y se cortó las venas
cuando no encontró la felicidad.

07 de Junio de 2017

Luis de Laos

No puedo vivir sin soñar

No puedo dormir pero si soñar
pero puedo soñar aunque me cueste la vida
y vida me sobra si el sueño merece la pena
Me dejo llevar por un sueño de libertad
me dejo vivir si puedo volar
no quiero bailar si no puedo soñar.
Sueño, sueño y no puedo vivir
Sueño, sueño y no puedo volar
Sueño, sueño y no puedo bailar
Sueño, sueño y empiezo a escribir.
¡No puedo vivir sin soñar!
06 de Junio de 2017

Luis de Laos