Dime si son conscientes de su fracaso

Anuncios

El Poeta es un príncipe, gran señor de las nubes, cuya casa es el viento, que no teme al arquero; desterrado en el suelo, entre el vil griterío, sus dos alas gigantes no le dejan andar. Charles Baudelaire. El Albatros ( Las flores del mal )

Escribo desde la memoria perdida en el tiempo pasado viejas idas y venidas nocturnas el viejo viaje que no he olvidado.

Cuanta crueldad en sus fauces

Luis de Laos

¡Cuánta crueldad hay!
Que crueles son los animales disecados,
con su mirada cruel y su apetito voraz.
Fingen ser el poema de un tirano,
del Nerón de una ciudad en llamas.
Con esa expresión en sus fauces vivas,
anhelan vivir desde su cruel sepulcro.
Y sin vida, muestran la vida que albergaron
y la muerte que les dieron.
¡Cuánta crueldad en sus fauces!
Soy hijo de la vida y de la muerte,
dijo el lobo hambriento.
La vida, como madre y padre,
me enseña los placeres del momento.
La muerte, como tutora de mi vida,
me enseña el camino que debo tomar.
Versos, papel azul tintado,
poemas recordando un blues cargado,
aullidos de nostalgia y alcohol aguado.
¡Cuánta crueldad hay en vuestra ilustración!
¡Cuánta aberración en vuestras casas!
¡Cuánta simpleza en vuestras palabras!
Sigilosamente cruzamos la vereda del tiempo
y olvidamos donde dejamos atrás la triste estela del viento.
El…

Ver la entrada original 227 palabras más

¡Buenos días! ¡O buenas tardes! ¡Quizás sean buenas noches! ¡Ya me he vuelto a perder entre los sueños al abrazarte!

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑