Las libélulas nocturnas

 

Las Libélulas nocturnas.

A Toche

Las miradas perdidas

por una canción olvidada en la brisa del atardecer.

Corazones podridos por flores marchitadas.

Son como libélulas nocturnas,

viajeras incansables ilustrando miradas.

Vuestras penas anhelan un miedo atormentado.

Corazones rotos que escapan del viento

vacíos de gotas de sangre colmadas en vino.

Imposible no esperar ese final programado,

siendo posible no gritar entre las líneas de este cuento.

El odio, ha sido encontrado donde las naciones se desencadenaban

y el amor es un sucedáneo de bufonada y reclamo.

Las miradas se entrecruzan desnudando la apariencia.

Emergiendo el deseo correspondido,

donde nace y muere la decencia.

Decadentes,

hombres y mujeres

de la tierra baldía,

transformadas en libélulas nocturnas,

que se miran incansables.

Vuelan ilusionadas hacia el final de sus vidas,

creyendo que su guía les velará por siempre.

Caen hojas al amanecer

y los ojos lloran -vienen ocultándose-

donde las golondrinas duermen el anochecer

y dos corazones mueren abrazándose.

Es una melodía triste

aunque sólo la dejamos marchar

porque a cara perro persiste

allá donde sólo los piojos quieren llegar.

Luis de Laos

Laostiaputa Poética

Blog bajo licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 License
Creative Commons License

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s